LA DISPENSA. EL DERECHO A NO DECLARAR. Violencia de Genero.

La Ley ofrece la posibilidad de guardar silencio y no declarar en contra de nuestros familiares y parejas. Está recogido en el art. 416 de La Ley de Enjuiciamiento Criminal y detalla las personas dispensadas de la obligación de declarar.

Nos centraremos en el ámbito de la Violencia de Genero.

La violencia en los asuntos de género es distinta ya que la víctima, la mujer, recibe violencia ejercida por alguien que en algún momento fue estimado y querido, se despliega normalmente en el domicilio. Algunos profesionales la denominan violencia instrumental porque busca someter a la mujer más que causarle daño con comportamiento cíclico que empieza con acumulación de tensiones y culminan con actos de maltrato y agresión seguido por una fase de reconciliación, tras lo que se inicia un nuevo ciclo.

Esta situación de vulnerabilidad implica que muchas víctimas, quienes han sufrido importante daño psicológico, no se vean con fuerza para declarar contra su agresor y emprender la dura vía judicial.

Es por todo lo anterior que, en fecha 23 de enero de 2018 la sala Segunda del TS, dictó un acuerdo no jurisdiccional respecto al alcance temporal de la dispensa, concluyendo lo siguiente:

«1.– El acogimiento, en el momento del juicio oral, a la dispensa del deber de declarar establecida en el art. 416 de la LECRIM, impide rescatar o valorar anteriores declaraciones del familiar-testigo, aunque se hubieran efectuado con contradicción o se hubiesen efectuado con el carácter de prueba preconstituida.

2.– No queda excluido de la posibilidad de acogerse a tal dispensa (416 LECrim) quien, habiendo estado constituido como acusación particular, ha cesado en esa condición.»

En conclusión y a raíz de lo resuelto por el Tribunal Supremo hemos de entender que, la dispensa de la obligación de declarar en los casos de violencia de género, puede nacer, desaparecer y volver a aparecer, en virtud de la situación en que se encuentre la victima y atendiendo a lo que ella quiera hacer.

Llámenos o escríbanos y nosotros nos ocupamos. Nuestros honorarios podrá abonarlos al final.