COPARENTALIDAD EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

“CUSTODIA, VISITAS Y COMUNICACIÓN”

El Estado de Alarma se prolonga. ¿Qué hacemos? ¿Cómo actuar ? Propongamos equiparar los tiempos como si fueran vacaciones de verano.

El 14 de marzo de 2020 se decretó el confinamiento absoluto de toda la población. Todos hemos de permanecer en nuestras casas. Los progenitores separados o divorciados se han preguntado y ¿nuestros hijos? ¿Dónde van a vivir en estos días? ¿En casa de la madre, o del padre?

Todos deseamos proteger la salud de nuestros hijos y la nuestra propia, además de al resto de la población. Se ha dicho desde el principio que el confinamiento absolutamente necesario y que somos la vacuna el resto de los seres humanos. El RD 463/2020 declaró el Estado de Alarma en todo el territorio nacional para gestionar la situación de crisis sanitaria que ha ocasionado la pandemia por enfermedad del coronavirus (Covid-19), por un tiempo de 15 días naturales, prorrogados por el Congreso de los Diputados ahora hasta como mínimo, el próximo día 12 de abril de 2020.

Los progenitores, más que nunca, han de dejar atrás en estos momentos excepcionalísimos, sus diferencias a favor de proteger al máximo la salud física y psicoafectiva de sus hijos, que son de los dos y fueron engendrados en común unión.

Sin embargo, ya son muchas las solicitudes de auxilio judicial para que el otro progenitor cumpla la sentencia, sea para la custodia compartida, sea el régimen de visitas o el derecho de comunicación que tienen los hijos con sus padres.

El sistema judicial ha quedado también paralizado, en el marco de la protección de los ciudadanos frente al Covid 19. A la vez, ha de garantizar la adopción de las medidas de protección de menores de los artículos 158 CC, 236-3 CCCat. (Código Civil de Cataluña) y concordantes.

Ante esta situación excepcional y para garantizar un marco igualitario y claro, todos los partidos judiciales en relación al Estado de Alarma han llegado a acuerdos de unificación de criterios hasta que acabe la situación de confinamiento que recogen lo siguiente:

  • El Real Decreto 463/2020, de declaración del estado de alarma no legitima el incumplimiento de resoluciones judiciales, por lo que se han de llevar a cabo y cumplir todos los sistemas de guarda, custodia, visitas y comunicaciones fijadas en las resoluciones judiciales vigentes.
  • Los progenitores observarán las normas de la autoridades gubernativas y sanitarias a los efectos de evitar la propagación del «coronavirus», procurando un ejercicio responsable de la potestad parental y alcanzando los mayores acuerdos posibles, teniendo siempre presente que nos encontramos ante una situación excepcional y, por el momento, por un espacio de tiempo limitado.
  • Si alguno de los progenitores presenta síntomas de contagio o ha resultado positivo en el test del Covid-19, en interés de los hijos menores Art. 9.2. LOPM) y para evitar su propagación, es preferible que la guarda y custodia la ostente el otro progenitor, a fin de evitar su propagación al menor cuya custodia tiene confiada, debiéndose entenderse que, automáticamente concurre causa de fuerza mayor, que suspende provisionalmente, las medidas acordadas en el proceso en que se acordaron.
  • A fin de conseguir el necesario y deseable contacto paternofilial el progenitor custodio deberá facilitarse, particularmente por medios telemáticos (Skype, Facetime, o video llamada de WhastApp) el contacto de los hijos con el progenitor no custodio.

Por tanto, máxima corresponsabilidad para los hijos comunes, máxima protección y seguridad, evitar poner en riesgo la salud de los hijos de los progenitores y la de sus allegados y garantizar el cumplimiento de las resoluciones judiciales.

El progenitor custodio, en estos momentos excepcionales, ha de continuar garantizando la presencia del otro progenitor en la vida de los hijos comunes, facilitando al máximo la estrecha comunicación con soporte imagen y sonido entre padres e hijos, así como las visitas siempre que no haya riesgo alguno.

En todo caso, los Tribunales advierten que el estado de alarma no debe servir de excusa ni amparar, salvo fuerza mayor, el incumplimiento de los regímenes de visitas.

Podremos exigir, vía judicial, estas medidas, así como periodos compensatorios de estancia en momentos posteriores.

Ahora bien, la situación se va prolongando y puede prolongarse aún más. Incluso se habla de cerrar los colegios hasta septiembre. La selectividad se celebrará en julio. Por ello apuntamos aquí la posibilidad de plantear ya la equiparación del periodo de confinamiento al periodo vacacional y repartir por mitad el periodo entre ambos progenitores o pedir compensaciones de periodos, por ejemplo, en las vacaciones de Semana Santa o en el periodo vacacional estival.

Así el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha dispuesto que corresponde a cada juez en esta excepcional situación, adoptar la decisión pertinente acerca de la alteración o modulación del régimen de custodia, visitas y estancias acordado.

En principio, los Juzgados no van a considerar estas cuestiones como urgentes y cada juez decidirá si resuelve en este momento o dicta resoluciones cuando se alcen las medidas protectoras de confinamiento. Veamos cómo se va resolviendo la situación…

Como siempre, el acto de mayor amor que cada progenitor puede ofrecer a sus hijos es ponerse de acuerdo con el otro progenitor, dando seguridad y confianza a la situación.

Estamos a su disposición para cualquier consulta o actuación en esta materia y similares.

Att.,

Ana Ceres

Abogados Ceres,

«Su equipo de apoyo a una coparentalidad responsable

y a una crianza saludable».